A contar, a contar

Traducir interfaces de usuario de software y aplicaciones móviles es equilibro constante entre expresar el significado y mantenerse dentro del espacio.

No solo implica traducir, sino también gestionar la terminología, hacer pruebas posteriores y corregir errores.

Pero ¿queda bien?

Traducir sitios web implica reconocer los destinatarios claves, traducir las etiquetas y agregar otras para el SEO, y reconocer el contenido que debe abreviarse.

Localizar nunca debe convertirse en un dolor de cabeza. Contrate a una experta.

Quiero saber más